Un altar en el corazón

Actualizado: 5 de nov de 2020

Todo lo que hoy forma parte de mi vida es el producto

(a largo plazo) de lo que mis ancestros crearon a través de sus vidas. Su trabajo, sus pasiones, sueños y creaciones desembocan en el mundo al en el que me tocó “aterrizar” a mi.

La celebración mexicana de Día de Muertos reconoce a los ancestros que con sus vidas han cimentado las de su descendencia y me lleva a esta reflexión: Soy lo que soy gracias a mi pasado. Cada persona que ha tocado mi vida, cada experiencia, cada decisión que he tomado forman parte de la construcción de lo que hoy soy.

Qué maravillosa oportunidad, la fiesta de Día de Muertos, para reconocer mi propio camino y el camino de quienes han contribuido a traerme hasta este punto.

Re-conocer es conocer de nuevo, voltear hacia el pasado y mirarlo desde el lugar en donde me encuentro dándole un nuevo significado, apreciando todo lo que me ha permitido experimentar el amor, lo que me ha hecho crecer, lo que me ha enseñado algo, lo que me ha alimentado hasta el día de hoy, lo que me ha hecho más fuerte, más sabio, más empático, más compasivo.

Reconocer en este contexto implica, por un lado, un acto de humildad; es entregar mi mirada de aprecio a quienes han sido mis maestros, mis guías, mis compañeros o mis protectores. Asumiendo que gracias a ellos estoy aquí, soy lo que soy y he crecido hasta este punto. Por otro lado implica un acto de valorar; otorgar el valor que ha tenido cada experiencia vivida convirtiéndola en parte de mi riqueza personal.

Encuentro un momento en esta semana para hacer una meditación con la intención de construir un altar en mi corazón, en él que coloco el recuerdo de cada experiencia trascendental que forma parte de mi camino, sin importar si en su momento fue alegre o dolorosa, pues cada una de ellas ahora forma parte de lo que soy.

Honro con este altar mi pasado y a cada persona que ha tocado mi vida. Miro mi altar con respeto y cariño haciendo consciencia de que cada símbolo e imagen que he colocado en él representa una bendición para mí y reconozco la intención amorosa de cada circunstancia que forma parte del elaborado tapiz de mi historia personal. Cierro mi meditación colocando flores y encendiendo incienso y velas ante este precioso altar.

Sanar Esta en Mí

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo